bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

Otra crónica de lo evidente
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Aveju
El viernes 26 y sábado 27 de Marzo del corriente año tuvo lugar, en el Club Central Córdoba, la segunda edición del festival Tucumán Rock, ideada por los organizadores como clausura de lo que fue la extensa Gira Norte.

Un dato no menor (aunque sí excluyente) fue el precio de las entradas: las diarias (anticipadas) tuvieron un valor de $18 y el abono por las dos noches $30.

Además, podía adquirirse una platea VIP por $25 diarios... eso sí, techada y con asientos limitados.

Is it only Rock and Roll?

La presentación de numerosas bandas que gozan de cierto "prestigio" nacional (cuando no internacional, si pensamos en la proyección de las últimas perfomances de la Bersuit Vergarabat) parecía ser el feliz despegue de un viaje del que nadie quiso quedarse al margen. Para los amantes del rock argentino (y también para el público advenedizo), la oferta resultó interesante.

Ahora bien, si tuviéramos que versar sobre las presentaciones de cada una de las bandas, incurriríamos sin grandes desaciertos en sendos elogios (cuya efusividad estaría dada por el fanatismo que cada uno profese) ya que, en mayor o en menor medida, todos los grupos respondieron dentro de los parámetros esperados para un festival de esta índole.

Sí considero necesario recalcar que la serie de shows, en su mismidad, no constituyen la totalidad del festival. ¿Y por qué digo esto? Porque gran parte de los medios que "cubrieron" el evento (no todos) presentaron bonitos cuadros descriptivos de las actuaciones de las bandas "más importantes" y dejaron de lado aspectos bastantes relevantes a la hora de realizar un evento de este porte en una provincia en la que, desde hace años, el rock es una práctica cultural importantísima.

Me refiero a muchas cosas. Intentaré un orden:

1) El "OPERATIVO SEGURIDAD" implementado en este marco. Aparentemente no quedó claro que la seguridad debe ser una garantía para la gente que concurre al evento con la sola pretensión de corear y saltar sus temas favoritos. Hay que cuidar al público, no cuidarse del público. Vimos con mucha indignación cometerse excesos, dentro y fuera del campo, que no son sino un chivo expiatorio de otros (los verdaderos) problemas.

2) Las PESIMAS CONDICIONES de los pocos baños habilitados. ¿Baños orgánicos? Ausentes sin aviso. La gente paga (y vaya si no) y ese hecho le otorga el derecho a ciertas... ¿comodidades?

3) El "POGODROMO". A falta de lluvias... buenos son los riegos. No se olviden que sin el factor "gente", un recital se cae a pedazos.

4) Claro, no sólo se desvanece sin la gente. Un Tucumán Rock también se destroza si las bandas tucumanas, que son la principal estructura que sostiene dicho evento, no gozan de los mismos privilegios que las bandas de afuera. Fuimos testigos del abandono y de la indiferencia con que fueron tratadas bandas como Zyon y Tripas Calientes, que tuvieron que bajarse del festival en defensa de su dignidad e identidad como grupo. Cuánta sabiduría en las palabras del viejo Fierro cuando decía: "los hermanos sean unidos/porque esa es la ley primera/tengan unión verdadera/en cualquier tiempo que sea/porque si entre ellos se pelean/los devoran los de ajuera".

5) Las bandas que participaron del evento fueron, siguiendo el orden de los días:

Viernes 26: Bersuit Vergarabat, Intoxicados, Carajo, Bulldog, Viticus, 448 (Tucumán), Perro Ciego (Salta).

Sábado 27: Las Pelotas, Catupecu Machu, Almafuerte, Karma Sudaca (Tucumán), Trilogía, Volstead (Tucumán), Sr. Valdez (Tucumán), Nómine (Tucumán), La Maza (Catamarca), 1000 Mother Faca (Santiago).

Esta lectura de lo que pasó y de lo que quedó del Tucumán Rock es, simplemente, una opinión más cuyo máximo deseo es construir un campo más propicio para que este tipo de festivales tenga una continuidad verdadera y se constituyan en genuinas fiestas del rock.

Que estas palabras (que no pretenden aleccionar a nadie, mucho menos destruir lo que con gran esfuerzo se edifica) sumen para el beneficio de todos los que encontramos en el rock un alimento cotidiano.


En el escenario


Acordeón en mano


En conferencia de prensa


Una multitud en la fiesta del rock