bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

No es la Economía, Estúpidos! Good Bye Lenin
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Motoneta
"El progreso es impertinente. Entra por todos lados. Desde la calidad de los alimentos, la marca de los autos, la ropa, los colores de la ciudad, la ausencia de tanques y militares en las calles, la definición en las pantallas de TV, hasta detalles de elegancia sobre el escritorio del médico del oscuro hospital público del este. La película muestra que la alegría es un bien que los socialistas no conocieron". (Gustavo Lazzari)

Dirección: Wolfgang Becker.
País: Alemania.
Año: 2003.
Duración: 121 min.
Interpretación: Daniel Brühl (Alex), Katrin Sass (Madre de Alex), Chulpan Khamatova (Lara), Maria Simon (Ariane), Florian Lucas (Denis), Alexander Beyer (Rainer), Burghart Klaussner (Padre de Alex), Franziska Troegner (Sra. Schäfer), Michael Gwisdek (Director Klapprath).
Guión: Bern Lightenberg.


La sola lectura del título "Goodbye Lenin" en clave de cine argentino, setentista, trasnochado, marcelo-piñeyra-izado, nos haría caer en las tentaciones simplistas de imaginar una película under, semi-darkie, opaca, sobre el comunismo y sus aspectos más sórdidos mezclados con algun toque de maniqueísmo ideologizado sobre los buenos comunistas y los malos capitalistas.

Por suerte, la dirección de esta genial película cayó en manos del alemán Wolfgang Becker. Minucioso hasta los tuétanos, el guión es un collage de miradas desde el humor, la política y los sentimientos propios en relación a la caída del muro de Berlín y la occidentalización de Alemania, el ingreso del capitalismo, y el encuentro de dos mundos, dentro de una historia tan mínima como excelsa.

Hablamos de Alex, un chico común con una madre común. Ambos hacen siempre lo que no deben hacer en el momento más indicado para no hacerlo. Me explico: Arianne, madre de Alex y ferviente creyente del sistema comunista, entra en coma profundo en el medio del caldo del cultivo de un gran cambio institucional. Alex cuida de su madre en un hospital. Ocho meses más tarde, Arianne se despierta a una realidad que Alex y los suyos (novia, cuñado, hermana, vecinos, ex comunistas) se empeñan en ocultar: la caída del muro, del régimen stalinista, la macdonalización de Alemania, los drugstores, las grandes tiendas, lo cool, lo trendy, la sociedad de consumo...  los BMWs.... la fantasía alienante del capitalismo...

A expensas de su futuro, Alex se desvive por revivir un pasado que ya no existe y que quizas nunca existió, construyéndole una realidad ficticia a su madre dentro de la cual pervive su romanticismo marxista.

En esos trajinares, la película muestra sus momentos mas cómicos; Alex se las arregla para mantener la habitación de reposo de su madre en una asepsia absoluta de la enfermedad capitalista. Hay escenas tragicómicas en ese aspecto:  la grabación casera de un noticiero ficticio en videotape protagonizado por el mejor amigo de Alex (Rainer) en el cual se describen las nuevas noticias y magnanimidades del comunismo. Entre artimañana y artimaña, y a destiempo de los contratiempos, esta horda de buenoides lucha para  mantener indemne la burbuja romántica de su madre.

En medio de esta melange prolija, con grandes desempeños actorales, Becker se las ingenia para que, sutilmente, emerja de elementos tan contrapuestos, el núcleo de toda la película: el amor, que no solo redime las mentiras de Alex, sino que mantiene incólume el sueño de su madre, hasta el fin de sus días. 


Good Bye Lenin


Good Bye Lenin