bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

Intrucciones para entender a Lucrecia Martel
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Juje - Caro ZP
La directora salteña da algunas pautas para aceptar el pacto con su Cine.

La niña mimada del cine argentino, Lucrecia Martel, se dio a conocer masivamente con un cortometraje en el certamen de "Historias Breves": Rey Muerto (1995); más adelante vino su celebrada opera prima La Ciénaga (2001) que le abrió las puertas del cine en el mundo; finalmente estrenó su segundo largometraje, La Niña Santa (2003), producida por el mismísimo Pedro Almodóvar.

Sus planteos son recurrentes: ámbito cerrado de la sociedad provinciana, mundo de jóvenes, cruzamientos generacionales, lo familiar, lo sexual reprimido, la religión católica, la situación social, la decadencia, la fatalidad, la importancia de la atmósfera por sobre la anécdota, lo insinuado por sobre lo explícito.
Y Martel dijo...

- Me pesa esa conciencia histórica del momento que me tocó vivir en Argentina. Desde chica tengo presente que uno pertenece a la historia. En un momento me cuestioné cuál era el sentido de esta pertenencia, cuál era mi compromiso con eso, y encontré en el cine esa forma de sentirme comprometida con la historia particular de este país y, a través de ella, una participación a la raza humana.

- Las condiciones físicas de mi organismo y de mi ubicación en el mundo inevitablemente están reflejadas en mis películas. Lo que escribo tiene mucho que ver con la experiencia, con lo vivido y, entonces, ser mujer, latinoamericana, argentina y provinciana sin duda me influye. Por otro lado pertenezco a una generación que todavía no puede hablar de la Dictadura de una manera directa, pero no puede dejar de hablar de ella.

- Creo en la idea de lo decadente. La decadencia que tenemos en la sociedad me parece positiva porque eso significa que algo se está cayendo, se está descomponiendo, y si lo que se está descomponiendo es este sistema de valores que considera la natural a la pobreza; como inevitables a la discriminación y la injusticia, y cree que el mercado rige la vida de las personas y no las personas: bienvenida la decadencia. Si ese sistema de valores se va al diablo, para mí es un estado de felicidad.

 - Lo que narrativamente me preocupa tiene que ver con una cosa que yo llamo el "desamparo", que es un invento teológico mío para resolver una situación frente al mundo. Nuestra sociedad está organizada con un sistema moral, un sistema jurídico y un sistema económico cuya legalidad está siempre afuera de la sociedad: Dios, el Mercado, la Naturaleza, entes abstractos. Siempre hay un ente por encima de lo humano, de lo físico concreto, que gobierna a la sociedad. A mi eso me parece que no se sostiene filosóficamente y si en todo caso resultara ser así, igualmente no sirve para la felicidad de los hombres. Entonces la idea de "desamparo" es esa condición de criaturas abandonadas que tienen que arreglárselas de alguna manera, que tienen que tomar las riendas de su vida.

- La música indica al espectador la emoción que tiene que sentir, es una red que lo protege y lo condiciona. Yo prefiero que el público esté un poco perdido para percibir más los detalles, para que busque dónde encontrar un camino, una dirección. Por eso utilizo los silencios y juego con la percepción de todos los sentidos, no sólo de lo visual. El sonido, al igual que lo táctil, penetra por todo el cuerpo.

- La idea de final es una idea teológica, es una creencia de que al final hay algo que se revela, algo que se cierra, algún sentido que se recobra o algo que aparece. Yo no creo eso, pienso que el sentido y el valor de la cosa está en todo el acto narrativo.

 


Escena de la película "La Niña Santa"


Lucrecia Martel


Lucrecia Martel