bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

Historias de mi ciudad | Decálogo del hombre posmo, sobreviviente urbano
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Mecha

Si algunos creyeron que venir a vivir a la Capital sólo significa conseguir un lugar para dormir, un trabajo y un buen grupo de amigos para el tiempo libre, están muy equivocados. Luego de eso, viene una tarea que es más difícil que todas las otras juntas: comprender y descifrar los códigos de la gran ciudad, e… ¡incorporarlos!
Luego un mínimo plazo de adaptación a la jungla de cemento, algunos adoptan la apariencia de la fauna urbana porteña, o sea, la completa asimilación. Pero la generalidad debería ,al menos, tener en claro una serie de claves que, medio en broma medio en serio, ilustran cómo se vive y se piensa hoy en Buenos Aires (BA). Probablemente sean comunes en Tucumán, en unos años.

10 Reglas de Oro


1) Hay que saber de vinos: lamentablemente para nuestros bolsillos y cerebros, no queda otra que dejar atrás la tan querida birra y los conocimientos sobre vinos en el orden de un peso o precio inferior, y empezar a hablar de sandeces tales como "cuerpo", "textura", "fondo", "varietal", y cosas de las que en verdad creo que nadie tiene la menor idea. ¿Tomar un vino de menos de 8 pesos? ¡PROHIBIDO!

2) Curtir un look desprolijo: Sí, cuanta más plata y estatus hay, menos se tiene que notar. Por eso, está al orden del día vestir zapatillas igualitas a las Topper - las que se usaban en la primaria - combinados con canguros "tipo" alpino. Cuanto más rasca, más cool; cuanto más sucio, más moderno. Eso, lo que mi cuñado denomina  "sucio mal trazao", eso es lo más.

3) Tener al menos un master: si, en BA no basta con el título de abogado, contador o profesor. Luego de terminar a duras penas la facultad, hay que hacer un posgrado. Y aquí también rique la regla de la rareza. Son último modelo los de "gestión en agronegocios con orientación comercio bilateral", o "gestión de posicionamiento de la empresa en un mundo globalizado tendiente a la unipolaridad". ¡Ah! Si el titulo incluye alguna sigla en ingles, como "phd" o "mba", ¡tanto mejor!

4) Manejar un auto pequeño y moderno: en una ciudad donde hay 50 robos por segundo es preferible descartar los autos ostentosos. Por eso, nada más aconsejable que un vehículo chico y muy coqueto, de color frutal y llamativo. Pero no por ser chico, el auto es barato: en verdad, el chiche es caro… ¡es que por dentro viene con GPS, CD y toda la tecnología de punta!

5) Practicar yoga, pilates, o tai chi: caer a un gimnasio para una clase de aerobics puede significar un pecado digno de condena de muerte social. Al gym se va tan producido como si se tratara del mismo boliche; y a practicar tai chi, yoga, alguna arte oriental, o pilates, un "must".

6) Nada de ingles: ahora se habla chino, brasilero, italiano...

7) y el idioma extranjero sirve para exportar algo, no importa qué. Desde arándanos silvestres hasta caracoles del jardín, todo entra dentro del concepto del "delikatessen".

8) Leer libros de Osho: en un mundo tan materialista - y superficial -, no se puede vivir sin autoayuda. Los gurúes top son los Chohpra, Coelho, y últimamente, Osho. Esta clave es fundamental para tener un tema de conversación en el bar (sumado a: la descripción detallada de algún trauma de la niñez…¡infalible!).

9) Escuchar chill out: Aquí la música está hecha a base de ritmos tranquilos. Nada de latinos, salsa o cuarteto. Never. Impensable.

10) Comer top: sólo funcionan las tapas minúsculas a precios altos. La regla es inflexible: siempre el precio es inversamente proporcional al tamaño del plato. ¡Y a nadie se le ocurre pensar en los derechos del consumidor!