bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

Hoy me levanté con la chancleta pegada en la cabeza
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Tito

1 Elogio a la lectura


Nunca lo había dicho, por respeto. Me explico. Pero ya el cansancio de mantener el silencio, hizo que hoy y hablo por ayer, ante de ayer... ¡puf! hace tanto tiempo. Me levante con ganas de ser sincero.

La sincerada

Yo no escribo para que me lean, tampoco lo hago por los demás y menos para generar reacción (cuantas contrariedades.) Nunca fui persona de acción. Entonces, para dejar en claro, escribo para mí. No me interesa el lector, no me interesa la opinión, no me interesa lo que pienso. ¿Quieren saber que pienso?. Sí me interesa ser leído por mí una vez finalizado el trance. Soy egoísta.

Pero la lectura que es algo opuesta a la escritura. La persona que escribe, es celosa y la persona que lee, es permisiva. Es el acto verdadero, por lo tanto mi ego (pelotudo) de Narciso reflejado en el papel tamaño din A4, se diluye ante la acción intuitiva que lleva a cabo el lector. Consecuentemente la riqueza de un buen libro, ensayo, o nota. Reside en la diversidad de interpretaciones. ¿El poder en el lector?. Quien soy, ¿Manguel?. De alguna manera así es (lo del lector no de ser Manguel, aún me distingo dentro de lo visible, cuando hay niebla se hace un poco más difícil. Pero esto es Tucumán, y la niebla no es un fenómeno climático tan frecuente.) Aunque, del otro lado del reflejo, mientras mantenga y afirme mi necedad de compartir. Amplío el rango de deducción en el receptor.

Que complicado, escribir sin decir, para decir lo que el otro lee. Para lo obvio, leo en el baño el diario.   

2 Ir al cine


Eran las 19:55, una cola normal para ser jueves y sin pochoclo en la mano (Soy de esos que no pueden masticar chicle y cruzar la calle al mismo son) Iva a ver cine. No hay nada más incómodo que una palomita de maíz c/ miel pegada en la muela y uno fiel a la limpieza dental, se ampolla la lengua rastrojeando el maíz explotado. Cuando, finalmente se logra el triunfo sobre el favorito aperitivo cinéfilo, un segundo se vuelve a pegar sobre la misma muela. ¿De qué se trató la película?.
Como les contaba, eran las 20:05. Nadie a los lados, había ido solo (esa tristeza tan aborrecida en los pueblos chicos, de ir al cine solo.) Pensar por ese rato ¿Por qué tengo que soportar la publicidad de una aspirina del tamaño de una cabeza, cuando la magia del cine es huir del \"corte publicitario\"?. Pensamiento que dura el minuto con quince segundos de dicha publicity.

Entrando al minuto 10 pasada la ocho pm. Según cánones cinematográficos (en general, no siempre se da.) Estudio, productores, actores principales y el título con su subtitulado si el mismo es requerido. Actores secundarios, súbitos (música, edición, fotografía, vestuario, el que enrolla la cinta en caso que salte y la niña del catering, quien es la más odiada por las estrellas) y antes de empezar, el director... Después de una hora con cuarenta y siete minutos. Fin. 

A tres meses de sequía del séptimo arte, insisto, no es necesario ir para hablar de cine. Cuando valga la pena, volveré a ir.