bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

Cien años geniales
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: José Barbeito
(Artículo sólo disponible en la versión digital)

La ciencia hoy permite que muchas personas puedan alcanzar los cien años. Sin embargo y por más esfuerzos que realicen los científicos, todavía no descubrieron cuál es la fórmula que permite, a algunos, imprimir de pasión y de genialidad a ese período. Las artes plásticas celebran en 2005 el centenario del nacimiento de un hombre que encontró esa fórmula: Antonio Berni, genio de la pintura argentina.


Fue Rosario la ciudad que, en 1905, lo vio nacer en el seno de una modesta familia de inmigrantes italianos. La prontitud con la que su talento se dio a conocer le permitió obtener una beca para realizar estudios de arte en Europa, cuando contaba con apenas veinte años. De regreso al país, en 1932, introdujo el Surrealismo, corriente que caracterizaba a los pintores latinoamericanos de la época. A partir de símbolos e insólitas figuraciones con múltiples significados, los surrealistas componían sus obras. El público argentino aplaudía a Berni y la crítica se mostraba satisfecha pero, sin poder dominar el espíritu inquieto que llevaba por dentro, el artista ya pergeñaba un nuevo giro para su pintura.

Por aquel entonces, la Argentina vivía los primeros desencuentros institucionales; despuntaba la década del ´30, la Década Infame, de la injusticia, las diferencias sociales y la crisis económica. Berni, afectado por lo que lo rodeaba, emprende su Nuevo Realismo; un estilo que permite al pintor reflexionar sobre la realidad y asentar ese análisis en sus cuadros, cuidándose de reflejar con la mayor exactitud posible a los hechos y sus protagonistas.
Esta nueva concepción del arte inmortalizará a los personajes marginales, la explotación de los trabajadores y los desbordes del poder. El cambio no sólo afectó al motivo de la obra sino también a la técnica para pintar: del clásico uso del óleo sobre tela o madera, Berni se aventura con el empastado, el collage y el xilo-collage. Nuevamente el público aplaudía y la crítica se mostraba satisfecha.
Berni muere en Buenos Aires en 1981. Su producción, indescifrable para algunos, fue capaz de llenar de pura genialidad a todo un centenario.

El Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA) presenta una exhibición en homenaje al artista. Bajo el título "Berni y sus contemporáneos" se suman a la muestra los cuadros de Spilimbergo, Del Prete, Renart y otros; todos plásticos —algunos amigos de Berni— que compartieron una misma época.
Nosotros, los tucumanos, tendremos que conformarnos con celebrar desde lejos... A continuación, aunque no sea comparable a la experiencia de recorrer la exposición, te invitamos a conocer algunas de las obras que el MALBA exhibe.


"La puerta abierta" La obra corresponde al período surrealista. La llave, la cerradura, la traba, etc, son todos objetos que brotan del artista con alguna significación, no siempre coincidente con la


"Cristo en el garage" La obra corresponde al último período en la vida de Berni. El flagelo más conocido en el mundo aparece en cualquier casa, en cualquier lugar, lo que para muchos analistas se cor


"Primeros pasos" Berni se permite pintar personajes ensimismados, que detienen por momentos el ritmo de la rutina. En la obra, se destaca el contraste entre la melancolía de la costurera y la emoción