bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

Centro Anku: Refugio para los propios matices
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: José Barbeito
Crear implica un proceso complejo y apasionante, común a muchas personas pero con diferentes matices en todas ellas: cada cual comprende al mundo con alguna variante y decide brindarle un objeto nuevo, acorde a los sentimientos que el exterior suscita. A partir de esa realidad que comparten, es factible encontrar a los futuros creadores reunidos para intercambiar experiencias o elaborar proyectos en conjunto, de donde surgirán emprendimientos asombrosos. En nuestra ciudad, por ejemplo, ya ha nacido el centro ANKU, un espacio dedicado al estudio y la difusión de la cultura sudamericana.

Los colores amarillo, rojo y negro de la decoración —típicos del arte precolombino— pergeñan un ambiente propicio para el despliegue de diversas actividades. En ANKU se gestan Proyectos de Investigación; la revista Rayuela, que en formato digital y gráfico ofrece espacios para la literatura, la política, la investigación científica y, próximamente, el cómic; la productora de cortometrajes Caleidoscopio (ya presentó tres video-clips y tres cortos experimentales); y El Perseguidor, un sello discográfico cuyo estudio de grabación está Buenos Aires y sus productos, en Asia y Europa.

Esta heterogénea gama de acciones responde a la heterogeneidad del grupo ANKU: sus miembros son arqueólogos, biólogos, músicos, escritores, geólogos y museólogos, fotógrafos y artistas plásticos. "Somos personas  muy productivas; en el centro es posible encontrar a un arqueólogo que además, se dedica al teatro", aventura Andrés Herrera. Él,  Hernán Cruz y Diego Aráoz, son los anfitriones del centro.

¿Cómo se desarrollan los proyectos de investigación referidos a la cultura precolombina?
Andrés: En dos modalidades. Por un lado, realizamos  recuentos de colecciones arqueológicas privadas; y por otro, emprendemos una búsqueda de nuevos datos a partir de exploraciones en los lugares donde habitó la población aborigen.

¿Hay mucho por descubrir en Tucumán?
Hernán: Sí, sobre todo en la zona del pie de monte. Este era un punto de contacto entre las poblaciones indígenas de la montaña y las del llano. Allí hay valiosos restos de la cultura precolombina. Hasta ahora, la vegetación abundante ha impedido desarrollar una investigación profunda. Pensamos que queda mucho por descubrir.

¿Cuál es el punto de conexión entre estos estudios y el resto de las actividades, mayormente artísticas, que ofrece el centro?
Hernán: Básicamente, la cultura sudamericana. Además, en ANKU nos juntamos personas de las artes y de las ciencias, y descubrimos que no están tan lejos ambos géneros.

En el sello El Perseguidor, ¿qué criterios se utilizan para seleccionar un artista y producir un disco?
Andrés: Nosotros constantemente observamos nuevos artistas y, si vemos que cumple con el sonido que buscamos, nos acercamos y le proponemos armar un disco. En líneas generales, ese sonido debe tener ciertos elementos de nuestra cultura, alguna reminiscencia a lo autóctono. Actualmente estamos armando un disco de jazz fusionado con elementos del folklore tucumano, por ejemplo.

"Trenotopía" es el título de uno de los cortos filmados por la productora Caleidoscopio, ¿cómo fue esa experiencia?
Diego: Es un cortometraje de siete minutos, filmado en la estación de trenes de Morón (Buenos Aires) y dirigido por Andrés —Herrera— y Gonzalo —Tiniva—. En él se marca el contraste entre la vorágine de la ciudad y la presencia de ciertos rostros que remiten a la soledad, la tristeza y el amor.

Mantener el centro, filmar cortometrajes y producir discos son actividades que implican costos considerables, ¿cómo se convive con el factor económico?
Diego: Vemos al centro como a una inversión a largo plazo. No pretendemos invertir y a los dos o tres meses recuperar la inversión. Esto es un ciclo donde aparece un proyecto que te requiere determinado monto, y después aparece otro que no requiere tanto pero sus resultados te permiten  compensar lo gastado anteriormente. Lo importante es hacer... de algún modo te vas acomodando.

ANKU es una voz aymara que significa "que no se acomoda al dictamen de otro", ¿cuál es el dictamen que incomoda y se busca cambiar a través del centro?
Diego: Hay ciertas pautas, dentro de las estructuras de investigación y de los aparatos culturales, con los que no nos sentimos cómodos. No nos vamos a romper la cabeza tratando de modificar eso porque creemos que el cambio puede venir desde otro lugar: por medio de una cosa más pequeña que, con el tiempo, se desarrolle.

El tiempo parece haber transcurrido... Algunas de las numerosas creaciones que alberga el centro ya traspasan las fronteras de nuestro país. Los amplios y cálidos ambientes de ANKU se asemejan a los originales espacios culturales que ofrecen las grandes metrópolis. Pero lo más importante es que aquí los creativos encuentran el lugar perfecto para dar rienda suelta a los propios matices.

Para navegantes: www.anku.com.ar 


 


Refugio para los propios matices.