bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

El libro del regreso
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Bews

“El hombre que llegó a un pueblo” es el Héctor Tizón que regresa del exilio, durante 1983. El título del libro no coincide con el año de su publicación; no es mera coincidencia, no, es premeditación.
Tizón, abogado, escritor, embajador y juez (en la actualidad es Ministro de la Corte Suprema de Justicia de Jujuy), cuenta la historia de un hombre que en plena fuga es sorprendido por un pueblo que lo espera. No a él, claro, sino al sacerdote que en él ve.
Y de pronto el hombre, que era un preso solitario, medio muerto de anonimato y abandono, desarrolla un papel principal en la vida de ese caserío de pobres con fe.
El hombre carga con una historia que Tizón recrea tramo a tramo; el hombre piensa, calla y sueña como hombre, como cualquier hombre que ha vislumbrado la complejidad del mundo entre las páginas de un libro.
El pueblo no tiene nombre –Tizón explica que ya no individualiza a los lugares- pero huele a norte, a Jujuy, a cerro, a sequedad, a manso tiempo denso hecho silencio. En algo más de 100 páginas, el hombre descubre al pueblo que lo adopta y al cual se adapta, hasta sufrirlo y volverlo a dejar. Tizón escribe desde la duda cultivada en el laboratorio del exilio. El hombre cuya incógnita es el ser, el que cree suyo y el que creen los que a él lo ven.