bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

Las miles de historias: un fotógrafo
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Gaby
Julio Pantoja. 44 años. Arquitecto. Fotógrafo. Fotoperiodista y fotodocumentalista. Jujeño de nacimiento, tucumano en ejercicio. Sus obras recorrieron América, Europa y África. Desde hace años, presta sus ojos a miles de personas para ver la otra realidad.

Cualquiera podría quedarse varias horas en el estudio de Julio Pantoja. No sólo porque es cálido, sino también porque cada pared tiene sus fotos. Y la curiosidad humana se hace irresistible. Llama la atención un panel de telgopor, acribillado con alfileres. Cada uno sostiene una imagen. “La entrevista puede interrumpirse en cualquier instante por algún viaje inesperado”, advierte. Son los gajes de su oficio: trabaja como fotografo free lance desde 1989.

AMOR A PRIMER DISPARO
Mientras los otros chicos de su edad posaban frente a las cámaras entusiastas de sus padres, a los 13, Julio le robaba la máquina a su papá. Él era quien estaba del otro lado para retratar a la familia. No se acuerda cuál fue la primera imagen que tomó, pero asegura que desde muy chico disfruta de la fotografía. “Me gustaba mucho fotografiar los recitales de música”. Mientras le brillan los ojos, cuenta que fue en la época de la explosión del rock nacional. “Me encantaba. Participaba de cuanta revista under o subte  -como le decían en aquellos años- aparecía”. Pasaron varios años hasta que descubrió que sacar fotos podía ser su profesión.

CAMBIAR DE ROLLO
Se recibió de Arquitecto y Técnico Fotógrafo en la U.N.T. Pero el fotoperiodismo y el fotodocumentalismo entraron en cuadro un tiempo después. Quizás ni él sabía que no volvería de un viaje a La Plata. Porque el que volvió, era otro Julio Pantoja. En la ciudad de las diagonales, asistió a un curso en el que eligió definitivamente mezclar sus fotos con el periodismo. “Hasta entonces, ser periodista no me interesaba demasiado. Allí me convencí de que era lo mío”. Relata que el taller fue una especie de retiro espiritual: varios fotógrafos estuvieron durante diez días encerrados en un hotel en el que vivían por y para la fotografía. Era un ciclo de talleres financiado por la Kodak Central. “Allí conocí a la elite y a la fotografía joven de la Argentina”.
De lo que sí se acuerda y muy bien es de su primer trabajo fotoperiodístico. “La primera nota que me pidieron fue a Emanuel Ortega”, recuerda entre risas. El Editor del diario Pagina 12, Miguel Barceló, lo puso a prueba. Se pone serio y aclara: “no estoy seguro de que la quisiera publicar”.

ESE MARAVILLOSO INSTRUMENTO PARA ABRIR CABEZAS...
Julio desnuda la fotografía. “Es un instrumento maravilloso de expresión, no un objetivo o meta en sí”. Confiesa que es su pasión pero, en la medida en que le sirva para decir algo. Pretende y sueña con que sus fotografías “puedan abrir cabezas”. Busca que la gente tome conciencia, generar sentimientos, contar historias, transmitir experiencias y sensaciones…
Y es ambicioso en sus proyectos también. Creó la agencia periodística Infoto que provee de material a los principales medios gráficos argentinos (Clarín, Nación, Página 12, Caras, Gente, TXT, etc.) y del exterior (El País de España, Reuters, Associated Press y France Presse). Es miembro fundador de SudacaPhotos, una agencia cooperativa, que se especializa en fotoreportajes acerca de América Latina.

NUNCA BAJAR LA CAMARA
Sacó fotos durante episodios de la historia reciente de la Argentina como la crisis social y política de diciembre de 2001 y la desnutrición en Tucumán. “Fueron temas crudos, pero nunca bajé la cámara”. Confiesa que se quebró y se sintió muy mal luego de registrar las imágenes de los chicos desnutridos. “Este tipo de cosas me sirvió, no para dejar de hacer, sino para hacer más”.
 
DE OLVIDADOS Y MEMORIA
Los ejes de sus trabajos son la identidad y la memoria. Su obra más difundida se llama “Los Hijos: Tucumán, 20 años después”. Son fotos de hijos de desaparecidos en la última dictadura militar. La repercusión es diferente en cada país. En el Salvador o Nicaragua (donde expuso este año) “la violencia política es moneda corriente, nos apoyan y se miran en un espejo”. En cambio, “en EE.UU. a los desaparecidos argentinos se los ve casi en el mismo plano que al Holocausto nazi. Con mucha lucidez, estos intelectuales afirman que no se trata de una cuestión de números, sino de niveles de horror.”
¿Qué es la memoria? “La posibilidad de conocer lo sucedido y aprender de ello. Es imprescindible para vivir bien individualmente y en sociedad. Si no sos consciente de quien sos, o cómo tu pasado influye en el presente o en el futuro, vas a cometer los mismos errores y vas a permitir que las cosas que te dañaron una vez, lo vuelvan a hacer”.


Para navegantes:  www.juliopantoja.com.ar