bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

Nada para comentar
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Tito

Para escribir este artículo (o reclamo) me inspiraron películas como ‘ El Sr. y la Sra. Smith’, ‘Guerra de las Galaxias Episodio III’, ‘Los 4 Fantásticos’, ‘Madagascar’, ‘Batman Inicia’, ‘Guerra de los mundos’, etcétera, que si bien las veo para entretenerme, me producen un gran vacío.
No soy un cinéfilo, menos crítico del 7mo arte (no puedo, no conocí los seis anteriores). Pero, sin lugar a dudas, uno puede encontrarse con grandes cambios en estos últimos diez años; cambios que sintonizan con el cine que se promociona y con el cine que hoy es rentable.
Decididamente ya no hay grandes historias, -o no sé buscarlas, también es una posibilidad-. Tampoco soy el primero en decirlo, pero ¿por qué se hacen tantas ‘remakes’? Parece que las grandes historias ya se agotaron y sólo tienden a repetirse. Mi lectura, bueno, mi visión del caso es que Hollywood hoy únicamente confía en los ‘nombres’ y en las ‘CPU’. Son ellos las vías confiables hacia el éxito de taquilla. Es más, llegamos al cine a ver una película que se hizo 1, 2 o tres veces; y, no conformes con eso, no vamos a ver actuaciones sino que vamos a verlo  a ‘él’ o a ‘ella’ con nombres diferentes.
En tanto que las pocas historias nuevas se hacen con la mano izquierda sobre el teclado y la izquierda sobre el ratón. Han de existir voces, o marionetas, que actúen sobre un mar verde/azul, cual sea el color. Y el resto del tiempo, “la película” se elabora en laboratorios informáticos. ¿Qué pasa con el cine? Es cierto, tal vez sólo me refiero al cine de una región en particular y de habla inglesa; pero, ¿no son ellos, país y cine, quienes nos dieron todo para imaginar gracias a Chaplin, Buster Keaton o los hermanos Mark, hasta por lo menos de 20 años atrás?
Estoy harto de que estos sean los grandes estrenos y que no sean más lo que eran. Intuyo que todo se circunscribe al cine de entretenimiento, con su único propósito de hacer pasar un rato divertido.
Voy, compro un ticket, me siento, como pochoclo, veo, me río, lloro, grito, bostezo, me levanto, me voy, tomo café, coca, jugo, como pizza y sigo riendo, llorando, pero nunca comento la película. ¿Por qué? Porque no hay nada que comentar.

 


Batman decepcionó a Tito