bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

Refugio de la vida y de la historia
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Aveju

Recordar: del latín re-cordis,
volver a pasar por el corazón.
Eduardo Galeano

No es mi intención ofrecer una serie de definiciones en torno a la problemática de la memoria. Sin embargo, quisiera reflexionar acerca de esto pues considero que la frase “un pueblo sin memoria está condenado a la desaparición” no es un lugar común ni un cliché sino más bien una certeza.
Muchas áreas del conocimiento, dentro de las ciencias sociales y también de las naturales, han privilegiado a los estudios sobre la memoria: la psicología, la medicina, la antropología, la sociología, la historia, la lingüística social... desde diversos puntos de vista, la memoria es un objeto de estudio en constante revisión y cuestionamiento.
La memoria es dialéctica: su naturaleza es social e individual al mismo tiempo; constituye a los sujetos y se constituye a través de ellos, en una suerte de simbiosis permanente. Es selectiva ya que conserva y ‘elimina’: su movimiento es, en simultáneo, centrípeto y centrífugo.
La memoria aflora, es transferible (condición necesaria y suficiente); la memoria se cultiva, se construye, se manifiesta diversamente. La memoria es falible, a veces engañosa (no como el genio maligno cartesiano, desde luego). La memoria es importante, es imprescindible, es inalienable e inenajenable.
Mientras que el mundo letrado celebró los quinientos años de la aparición de la primera parte del Quijote, la comunidad científica catalogó al 2005 como “Año mundial de la Física” para honrar el centenario de las trascendentales aportaciones de Albert Einstein.
La dinámica de cada grupo crea sus propios recuerdos y reivindicaciones. ¿Cuáles son los nuestros? ¿Bajo qué “memorias” nos reconocemos? ¿Qué tradiciones? ¿Quiénes son nuestros referentes?
Pensar en términos de ‘memoria’ nos conduce, también, a pensar en nuestra historia, a plantearnos cuestiones de ‘identidad’; sentidos de pertenencia; inclusiones y exclusiones; grados de representatividad.
La memoria, pues, no tiende únicamente a la conservación de los pueblos: les otorga sentidos, les confiere identidades, permite el flujo constante de la historia, otorga herramientas para conocer y comprender el mundo.
¿Frase hecha? Lo dudo.