bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

Guía para excursionistas (de la web)
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Fran

“…Un bibliotecario de gafas negras le preguntó: ¿Qué busca? Hladík le replicó: ‘busco a Dios’. El bibliotecario le dijo: ‘Dios está en una de las letras de una de las páginas de uno de los cuatrocientos mil tomos del Clementinum. Mis padres y los padres de mis padres han buscado esa letra; yo me he quedado ciego, buscándola’”.
Fragmento de “El Milagro Secreto”, (Ficciones, 1941), de Jorge Luis Borges.


El gran Borges sirve para casi cualquier cosa, inclusive para ilustrar sobre lo engorroso que es realizar una búsqueda en Internet. Esto porque la red puede ser comparada con un gran sistema de cañerías: nada hay en ella, sólo los tubos que unen una computadora, (la propia), con aquella donde está lo buscado. Ahí reside la dificultad: al no estar centralizada la información, efectuar una búsqueda en Internet es como adentrarse a oscuras en una biblioteca, sin catálogo ni índice alguno, vendado y maniatado...
Por ello -y como regalo navideño- DIXI preparó esta pequeña guía no ilustrada sobre búsqueda en Internet. Aclaración: está confeccionada para Google, (www.google.com.ar) por varias razones que no vienen al caso; basta decir que para la mayoría de las personas cuya opinión importa, se trata, por lejos, del más completo y abarcativo buscador.

I) SEA ESPECÍFICO:
Google sólo buscará aquellas páginas que contengan todas las palabras ingresadas como parámetros de búsqueda. Por lo tanto, si quiere encontrar información sobre el comportamiento sexual del orangután africano (¿acaso existe en otra parte?), e intenta lograrlo sólo ingresando la palabra “sexo”, no tendrá mucha suerte... Aunque tal vez consiga una cita a ciegas. Intente mejor así: “sexo, orangután, África, comportamiento”. Cuantas más palabras ingrese, más acotada será la búsqueda.
Google no distingue entre mayúsculas y minúsculas, ni considera las tildes. Por lo tanto: “AFRICA, AfriCA, áfrica o África” arrojarán los mismos resultados.

II) + y –, “”:
Google elimina de la búsqueda ciertas palabras que, por ser muy usadas o comunes, no considera útiles para lograr un resultado adecuado (por ejemplo: “y, o, preposiciones, etcétera”). Para incluirlas, conviene anteponer el signo más (+) antes de ellas. Por ejemplo: “ser + o + no ser”. El signo menos (–) sirve para excluir del resultado páginas que contengan ciertas palabras. Así, si quiere leer acerca del teatro pero no del isabelino, debe escribir: “teatro – Shakespeare” (gran truco).
La búsqueda de una frase sólo arrojará resultados positivos si la escribe entre comillas.

III) MODIFICADORES:
Ciertos términos seguidos del signo dos puntos (:) introducen variables en la búsqueda. Hay que emplearlos en minúscula y no dejar espacios entre los dos puntos y la siguiente palabra. Por ejemplo: “define:fideicomiso” y no, “DEFINE: Fideicomiso”. Estos son los términos mágicos:
Define: este modificador es muy útil puesto que limita la búsqueda a aquellas páginas que contengan definiciones de la palabra ingresada. Así, “define:fotosíntesis” arrojará, entre otros resultados, “Síntesis química de carbohidratos simples a partir del bióxido de carbono y del agua, realizada en las células vegetales como consecuencia de la absorción de energía luminosa” ( www.escenografia.cl/glosarioluz.htm).

Site: acota la búsqueda a un solo sitio web. Así, “Maradona site:www.lagaceta.com.ar”, desplegará solamente artículos del matutino local cuyo protagonista sea el número Diez.
Filetype: busca un tipo específico de archivos. Por ejemplo: “estadísticas argentinas filetype:pdf”, acotará la búsqueda a estadísticas del país que estén en formato pdf, (accesibles por medio del programa Acrobat Reader).
Link: Muestra las páginas que se enlazan a una página determinada. “Link:www.lanacion.com.ar”, desplegará una lista de sitios que se enlazan a este diario.
Related: busca páginas similares. Por ejemplo: “related:www.elsigloweb.com” mostrará sitios de otros diarios.

IV)(...):
Los puntos suspensivos (…) sirven para buscar rangos numéricos. Por ejemplo: “Estadísticas Argentinas 1945...1970” limitará la búsqueda a estadísticas del país entre esas fechas.

Post data
Ningún buscador es perfecto desde que la red está compuesta de millones y millones de páginas. Para lograr una mejor pesquisa, conviene usar más de uno: Altavista, Yahoo y Teoma son otras populares opciones.
A modo de conclusión, recuerde que la red no es tan confiable como el bibliotecario de Borges, quien tal vez lo mande a casa sin una respuesta pero rara vez le dará un dato erróneo. En Internet no hay editores y todo es anónimo. Por lo que, si la búsqueda es trascendente, recurra a un libro –o a varios de ellos- (no muerden) o, por lo menos, consulte a un especialista.


Francisco de Zavalía guía a los que buscan y no encuentran en Internet.