bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

Administradora de espacios para el arte
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Lucía Franchini/ Julito
A los visitantes de Plaza de Almas (Fonda Cultural) más de una vez les debe haber llamado la atención los objetos artísticos expuestos en las paredes y en los recodos del lugar. Solana Catalán es la responsable de que esas obras se disputen las miradas de sorpresa, gusto y hasta desagrado. Esta licenciada en Artes Plásticas, de 29 años, es curadora del espacio “Las dos paredes”, destinado a la exhibición y venta de obras de arte. “Cuando me preguntan qué es ser curadora, siempre cito a Fernando Farina que, para mi, es un referente en curaduría. El dice que un curador cura los vicios de los artistas, que quieren mostrar todo; de los directores de museos, que quieren guardar todo y del público, que quiere mirar todo como haciendo zapping. El curador es la persona encargada de decidir lo que se muestra y cómo se muestra”, define Catalán.

-¿Cómo decidiste estudiar arte?
-Fue un proceso lento; primero me inscribí en medicina y preparé el ingreso, pero antes de rendir me arrepentí y empecé a estudiar biología y arqueología, al mismo tiempo entré a cantar en un coro y empecé un taller de cerámica, hasta que me di cuenta que me gustaba mucho más estar cantando o en el taller. Una mañana iba camino a rendir un parcial de química inorgánica y, en vez de bajarme en la Miguel Lillo, seguí hasta la Chacabuco, caminé hasta la Bolívar y me inscribí en la licenciatura en Artes Plásticas.

“Un curador cura los vicios de los artistas, que quieren mostrar todo; de los directores de museos, que quieren guardar todo y del público, que quiere mirar todo como haciendo zapping. El curador es la persona encargada de decidir lo que se muestra y cómo se muestra”. (Fernando Farina por Solana Catalán)

-¿Por qué te dedicaste a la curaduría?
 -Por un lado siempre pasa que los artistas tenemos una obra bárbara pero, al momento de organizar una muestra, fallamos. Entonces, empecé a preocuparme porque a veces veía montajes tan poco prolijos que no podía disfrutar de la exposición. Por otro lado porque, como artista, llegás a cansarte de exponer siempre para tus amigos, porque al final terminás en un ghetto y, por eso, hay gente que no tiene idea de las obras que se producen en Tucumán. Al mismo tiempo, el artista no tiene tiempo para difundir su trabajo mientras está en el proceso creativo. Es por esto que, cuando no estoy elaborando obras propias, me dedico a curar muestras de otros.

-¿Qué criterios aplicás para armar las exposiciones?
-Depende casi siempre del espacio: en Plaza, “Las dos paredes” están dedicadas a la exhibición, difusión y venta pero, como hay mucha circulación de gente por allí, debo respetar una serie de limitaciones. También me interesa jugar con la diversidad y la sorpresa.

-¿Cómo reacciona el público a tu propuesta?
-Siempre hay persones que se sorprenden; lo más común que me dicen es que no tenían idea de que en Tucumán había gente que hacía esto.

Se queda con lo contemporáneo
Solana Catalán está orgullosa del presente porque algunos años atrás apostó a su carrera y hoy puede decir que logró insertarse. Expone: “la mayor satisfacción es el hecho de que antes yo tenía que pelear ciertos espacios y lugares, y ahora esos lugares me buscan a mí, y me da seguridad ver que me empiezan a respetar como profesional, cosa que en el ámbito de la cultura es dificilísimo de lograr”.
-¿Qué tipo de arte es el que más te gusta?
-El contemporáneo, porque es con el que más me identifico. Dentro de eso, me gusta lo que tiene que ver con lo cotidiano, con esa actitud muy femenina dentro del arte que implica decir “me arreglo con lo que tengo” y armo mi discurso. También admiro a mucha gente de acá: Sandro Pereira me fascina y la obra de Mirabella me parece fantástica.

Solana plus
Catalán es lectora incondicional de DIXI. Asegura que, cuando viaja, siempre la lleva consigo para mostrársela a sus amigos diseñadores.
+++++
Puntualidad, prolijidad, responsabilidad: son los atributos que la curadora tucumana exige a los artistas que trabajan con ella. “Quiero generar espacios para profesionales del arte”, propone. Pero más allá de colgar obras y de ubicar objetos, Catalán busca incentivar a la gente para que adquiera arte original para los espacios cotidianos. Sin titubeos expresa: “creo que vale mucho más un dibujo de un estudiante de segundo año de Arte que una lámina de Miguel Ángel”.