bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

No es tan fácil como parece
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Aveju
Ingredientes (materiales subjetivos y objetivos):
1. Personas* que desempeñen múltiples funciones** y que, condición sine qua non, no sean adversos al riesgo;
2. Las ideas, inquietudes y deseos de éstas;
3. Las producciones que resulten de las ideas, las inquietudes y los deseos de las susodichas.

Procedimiento (el orden de los factores altera el producto):
1. Convoque a las personas (para ello apele a diversas estrategias de captación:
mándeles e-mails, llámelos por teléfono, dígales personalmente,
envíeles telegramas, póngales pasacalles en las puertas de sus casas, etcétera).
2. Indague respecto de sus inquietudes y deseos, discuta sus ideas, motívelos
a plasmarlas con palabras o imágenes.
3. Pídales que le acerquen los textos resultantes de la concreción de los
pasos anteriores (insístales si es necesario).
4. Una vez que reunió los textos, respete el estilo con que han sido escritos;
corrija uno que otro error de ortografía (tampoco sea muy severo en ese
sentido, permítase transgredir una que otra norma editorial); no pervierta el
texto, de modo que la voz autorial se siga oyendo (piense que encontrar las
palabras que expresen lo que uno desea transmitir no es tarea sencilla).
5. Envíe todo esto a algún diseñador amigo (preferentemente talentoso)
y luego, a alguna imprenta.
6. Espere unos días y obtendrá una revista más o menos decente, quizás
interesante, seguro entretenida y, por sobre todas las cosas, revista.

* Un humano con recursos (guiño)
** Tales como: coordinar, escribir, leer, diseñar, fotografiar, cobrar, pagar,
etcétera.

***
Definición

“Chocolate”, “música”, “crispeta”, “carcajada”, “soñar”, “fútbol”, “mágico”, “amigo”,
“montaña” y “mamá” son las diez palabras más queridas del idioma castellano,
según la convención de niños y niñas que deliberó en Medellín,
en coincidencia con el XIII Congreso de la Asociación de Academias de la
Lengua Española (21 al 24 de marzo). Los chicos alcanzaron el consenso
“después de comer y beber palabras, de pensar y discutir”, de acuerdo con
el llamado Manifiesto “Los Niños y las Niñas Tienen la Palabra”. Este documento
también recoge las diez mejores palabras inventadas por los miembros
del congresito: “flapigozo” (expresión de felicidad, explosión de gozo);
“murmulencio”(murmullo que se oye en el silencio); “tristesinra” (tristeza que
se siente como un huequito en la barriga y que no tiene razón definida);
“pionilla”(peinilla que se usa para sacar piojos); “lunor” (luz de la luna); “hormonado”
(muchacho que come mucho); “fruspiro” (suspiro ahogado y repetido
que se produce al bañarse con agua helada); “pinochada” (mentira que
va creciendo cada vez más); “japisteza”, (cuando se siente tristeza y alegría
a la vez), y “lumpereza” (pereza que da los lunes de ir al colegio o a trabajar).

***
Novedades institucionales

1) Tucumanos aporteñados
Hola, mi nombre es Sergio Salguero y soy licenciado en Ciencia Política.
Me defino como tucumano, pragmático y nostálgico, ¡qué pena no encontrarnos
en Tucumán para tomar un porteño café! Es cierto, los tucumanos
tenemos esa nostalgia que Paul Groussac vio en los porteños y yo, que
soy mitad y mitad, la tengo por demás expresada en el cromosoma 26(...).
Estuve leyendo su publicación y les agradezco la valentía de presentar este
refugio para nosotros, los paisanos que estamos en otros pagos, es por ello
que haré de la suya una pagina diaria, como lo es La Gaceta, Clarín, YouTube
y DIXI (suena bien, ¿no?). Tengo 28 años y soy fanático de la literatura cualquiera
sea su origen y dimensión, creo que la palabra hizo al hombre y por
ella estamos aquí... ¡Gracias por dejarse leer!

2) El Quijote y los refranes
No me llegó de entrada la nota editorial de Aveju sobre dichos, refranes
y frases hechas (ver DIXI XXIII) porque me pareció que trataba un tema remanido
y por demás conocido, razón que lo hace poco interesante periodísticamente.
Sin embargo, el atractivo de esta cuestión está expresado en el
texto: mandatos normativos del orden social, que usamos todos.
Pensé que un abordaje original sería ver cuáles son los refranes y frases
hechas que más usamos los tucumanos / o que usan los jóvenes / o que
usan los abuelos. Para eso, se puede consultar a un investigador de la lengua
de la Universidad Nacional de Tucumán.
Y con respecto al final de la nota, que es una especie de consejo a la
gente para que no use los dichos sin la reflexión suficiente, recuerdo lo que
le pasó al Quijote con Sancho Panza. El escudero siempre usaba frases
hechas y las mezclaba a veces sin ton ni son, hasta tal punto que Don Quijote
le recriminó que hablara sin reflexionar, y para sostener su argumento
de que era de necios hablar con refranes, usó varias frases hechas; por ello,
Sancho le retrucó que el Quijote decía una cosa pero hacía otra (“Aléjate de
aquí, negrita, le dijo la cacerola a la olla”). Al final, los refranes de Sancho Panza
pintaban a un personaje simple, que lograba armar con ellas la estructura
de su mundo y al que no le iba tan mal, si tenemos en cuenta que llegó a ser
gobernador de la ínsula Barataria. En cambio, don Quijote, que no era afecto
al refranero, representaba la búsqueda de una ilusión más allá de la realidad.
¿Tendrán que ver los refranes con esto? No lo sé. Pero me da que pensar.
Roberto