bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

El más prominente (según Google)
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Fran
Antes todo era más fácil. Los muertos célebres prestaban sus nombres a las calles y hospitales, los vivos figuraban habitualmente en los medios y el resto de la humanidad ahorraba para el entierro.
Pero, como Andy Warhol profetizó, la llegada de la mediatización trastocó este esquema. En el presente, todos tenemos nuestros quince minutos de fama y otros, incomprensiblemente, tienen algunos más. Cualquier perejil es árbitro de la moda, guía espiritual o referente cultural. En esta nueva realidad se hace difícil distinguir a los destacados del resto ¿Quién es más imprescindible: Marianela Mirra o Juan Bautista Alberdi?
A primera vista, la respuesta no parece sencilla puesto que sus logros son parecidos. Alberdi fue un ilustre abogado, Marianela es estudiante de derecho; mientras la sola mención de su apellido hace reconocible al primero, la segunda lo logra sólo con su nombre. El “ideario alberdiano” consiste en una obra lúcida en defensa de la ley, la libertad y la justicia, obra que pocos leen y nadie cumple; Marianela no tiene muchas ideas pero todos la siguen. Alberdi le presta su apellido a plazas y escuelas; Marianela está más presente en nuestras vidas que nuestras madres, amantes o contadores.
Como la respuesta es difícil de encontrar en los datos biográficos de estos dos ilustres comprovincianos, es necesario buscarla, ¿dónde más? En la red de redes. Valga aclarar que los nombres completos de ambos fueron ingresados como parámetros de la búsqueda.
Wikipedia, (www.wikipedia.org), es el primer destino. Marianela no figura en ella mientras que Alberdi consta en las versiones en español, ingles, francés y otro idioma que parece ser esloveno... sí, esloveno. Alberdi se lleva el primer round.
La segunda parada es la blogósfera, (www.blogsearch.google.com). Este round va para Marianela con 1.764 resultados contra 1.140 del autor de Las Bases.
Pero la prueba definitiva es el buscador Google. Allí sucede que hay –por lo menos hasta el momento de la redacción de este artículo- 119.000 páginas que hacen referencia a Marianela, mientras que son 315.000 las que hablan sobre Juan Bautista Alberdi.
La red, construida por todos y no sólo por los gerentes de producción o directores de redacción, pone las cosas en su justo lugar, aunque a Alberdi eso no le importe demasiado. En todos estos años que lleva en el otro mundo muchos de sus compatriotas se han subido a la escalera de la fama y la fortuna, sólo para después estrepitarse al olvido. Mientras tanto él, seguro y realizado en lo alto de las estatuas, observa, con una merecida sonrisa interior, cómo la realidad argentina, que se esmera en destruir sus ideas, sólo las vuelve más inquebrantables.

EL MAS POPULAR. Pese a las apuestas en contrario, Alberdi fue claro ganador de la compulsa virtual.