bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

La red de redes ya no tiene un sólo carril: llegó la web 2.0
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Fran

La revolución digital se refleja en el lenguaje. Hoy nadie duda que hablar de una red 2.0 es hablar de una versión mejorada de esta. Pero, ¿en qué consiste esa mejora?
La burbuja de internet explotó en 2001. Sitios valuados en cientos de millones de dólares pasaron a valer centavos y nuevos ricos se transformaron en nuevos pobres. Entonces, se dijo que internet había sido una ilusión, que no era posible ganar dinero en y con ella, salvo que uno vendiese drogas, sexo o terror.
Pero internet no desapareció. Sufrieron aquellas compañías cuya actividad se desarrollaba íntegramente en la red. Muchas desaparecieron. Un grupo de estas últimas, sin embargo, lograron capear el temporal (reconvertirse). Si bien ofrecían distintos productos, algo tenían en común: la participación del usuario era clave en el esquema de negocios.
La red 2.0 significa nada más que eso: participación. Es decir, concebir a la red no como un camino de una sola mano sino como una avenida que tiene ida y vuelta. La revolución no consiste en un nuevo chiche o en mejores prestaciones, sino que implica un cambio radical de filosofía.

La fuerza del voto
Estas son algunas de las originales – y no tanto - novedades de la red 2.0. Todas, salvo Amazon, presentan una versión en castellano.
Wikipedia es uno de los mejores ejemplos de esta segunda ola virtual. Se trata de una enciclopedia gratuita que puede ser editada por cualquiera. Sus usuarios son quienes, con sus entradas, crean o modifican todos los registros. Es tan grande su éxito que la versión en español ofrece casi 264.000 artículos.
Amazon es la librería y videoteca más grande del mundo. Si bien tiene miles de competidores, (comenzando por “El Loro Viudo”), se diferencia de los otros actores del mercado por la importancia que otorga a la participación de los usuarios, quienes pueden escribir una crítica a cualquier libro, clasificarlo, crear listas de preferidos, etc. El poder de Amazon es tan grande que puede llegar a determinar la suerte de un libro o DVD según si este es un éxito de ventas o todo lo contrario.
Los blogs comenzaron siendo simples reemplazantes de los antiguos diarios personales. Sin embargo, la aceptación que tuvieron, el fácil acceso y la versatilidad con la que evolucionaron los convirtieron en la nueva vedette de internet. Hay blogs de casi cualquier tema y pronto llegará el día en que no escribir en uno equivaldrá a lo que es hoy no tener mail o celular: un papelón. 
Fundada en 1996, Google se convirtió en la empresa más rentable de internet gracias a su motor de búsqueda. Este utiliza el sistema “pagerank”: cada vez que un sitio enlaza a otro, Google lo toma como un voto a favor. A mayor número de enlaces, (es decir, de popularidad), mejor será el posicionamiento del sitio en el resultado de búsqueda.
El portal de Meneame funciona así: uno puede mandar una noticia –y por ella se entiende tanto una nota en un diario, una entrada en un blog o una foto– para que los otros usuarios la voten en forma positiva o negativa. Las noticias que reúnan más votos positivos suben de lugar hasta alcanzar la cima. El sistema es simple pero funciona; los sitios que obtienen más votos son visitados por cientos de miles de personas.
Stumbleupon propone agregar unos botones al navegador para votar (sin tener que ir a un sitio especial) una página en forma positiva o negativa y clasificarla por categorías. El éxito de la propuesta radica en la posibilidad de activar un botón especial que permite ir a una página popular elegida al azar. Ideal para esos minutos muertos en la oficina.
El más popular de todos los álbumes de fotos en internet se llama Flickr. Sus usuarios pueden subir cuantas fotos quieran y clasificarlas en forma rápida y sencilla mediante el uso de etiquetas. Cualquiera puede entrar y husmear (oportunidad que tal vez no sea del todo positiva). Por ejemplo, hay casi 7.000 fotos etiquetadas como “Tucumán” y casi 15.000 como “belleza”.

Plus:
www.es.wikipedia.com
www.amazon.com
www.meneame.net
www.stumbleupon.com

www.flickr.com


La red 2.0 consagra el derecho amplio a participar mediante el voto y la opinión.