bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

El amparo de la lengua
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Bews
La “i” y la “b” son las iniciales de su nombre y su apellido. Ivonne Bordelois, valiente, argentina y mujer. Parece frágil, pero no lo es. Parece cansada, pero no lo está. Parece que se evade en pensamientos, y es verdad. Hasta sus silencios hablan; no podría ser distinto en ella, la dueña de las palabras.

IB, la misma que vivió y estudió en Francia y en Estados Unidos cuando estos retos eran rebeldías y no los pasos naturales de las chicas intelectuales, visita la ciudad para exponer en el 9° Julio Cultural de la Universidad Nacional de Tucumán. Trae entre manos algunos pensamientos sobre la democracia cultural, pero la proximidad de la conferencia no la aparta de su vocación por hablar en los medios sobre su vocación –el tema que le lleva la vida-: la lengua.
“Para que el ciudadano sea representado por otros ciudadanos necesita poder elegir a los representantes. Hace falta, al menos, un proceso de alfabetización. Sufragio universal y educación universal son conceptos paralelos. La incorporación progresiva de la población implicó, tanto en el voto como en la educación, la posibilidad de alcanzar una verdadera democracia”, razona IB. “La lengua -prosigue- no le interesa al autoritario, al que quiere todo el poder para sí mismo”.

El silencio de la corrupción
El lenguaje de la corrupción está hecho de evasivas y de acallamiento. IB lo cree con una convicción atroz. “Ahora hablamos de los escándalos de (Romina) Picolotti y de (Susana) Miceli, pero antes también tuvimos el caso de los sobornos en el Senado, de IBM, de las valijas voladoras… De lo que pasó con Skanska, por ejemplo, ya casi no se habla”, lamentó. Según la lingüista, sucede que, de golpe, salen grandes titulares en los diarios y la gente se ocupa mucho de no decir. Subraya que hay grandes sospechas sobre el ministro (Julio) De Vido. “Sin embargo, nadie se anima a pronunciar su nombre. La prensa ha retrocedido por el temor a la retribución, a la amenaza, a exponerse al peligro, porque cuanto más poder tiene una persona, menos se sienten autorizados a realizar una denuncia pública quienes deben controlarla”, observa IB. Sus ojillos celestes, cristalinos por el paso de los años, no se opacan pese a que de su boca salen palabras difíciles. Define: “más bien que un lenguaje, en el caso de la corrupción, hay que hablar del empleo de una represión, de una especie de prudencia irrazonable frente a los poderosos. Es un retroceso del lenguaje ante el poder”.

Los gestos de la política
Parece que IB, por su experiencia y sus títulos, podría militar en lo políticamente correcto. Pero no lo hace. A las preguntas comprometedoras responde con palabras todavía más comprometidas.

-¿Qué mensaje pudo extraer de la campaña de Mauricio Macri en la Ciudad de Buenos Aires?
-En su estrategia no hubo casualidades, ni siquiera esta especie de pareja platónica que armó con su compañera de fórmula (Gabriela Michetti) y que resultó muy entradora. Porque fue muy atractiva la imagen de una mujer, y de una mujer en sillas de ruedas en una situación tan conspicua políticamente. Creo que fue una gran astucia la de Macri, una astucia que, se me ocurre, ella no fue forzada a aceptar.

Sin pausa, agrega: “pero sí, en el lenguaje político hay una intervención grande de lo gestual, de lo imaginario. En el fondo me parece que hay un afán de restablecimiento de la balanza del poder entre varones y mujeres. La gente quiere ver que es posible la armonía en la política”.

La metáfora aprehendida
No hay sol sin rayos, como no hay luna sin noche oscura, como no hay invierno tucumano sin turistas en la Casa Histórica. IB dice que aprovechó este viaje para visitarla y que se retiró con la sensación de que algo grande e importante pasó por allí, casi 200 años atrás. El tono de sus palabras es tan grave como la estela de significados que ellas dejan cuando pasan. Son solamente palabras, pero parecen cometas.

-¿Usted podría definir a la metáfora?
-Es poder trazar la analogía entre dos realidades que, en la vida cotidiana, están en principio alejadas unas de otras. El poeta lo que hace es captar la unidad del cosmos mediante chispazos entre distintas realidades. Esa es la belleza de la metáfora, que demuestra que todo está conectado y que hay conexiones locales, más evidentes, más obvias, entre una cosa y la otra. La metáfora forma parte de la libertad y de la unidad del universo. Cuando (Pablo) Neruda dice: “el río que durando se destruye…”, uno no puede explicar del todo estas ideas. La interesante de la metáfora es que destroza los mecanismos racionales, pero uno siente que hay una verdad latiendo ahí, que esa verdad golpea desde el inconsciente, y que el mundo está conectado y no sólo por los caminos de la lógica. La vida de una metáfora es indestructible, como la del lenguaje mismo.

Ivonne, ¿hay esperanza?
Ella sugiere cuatro caminos. Son, según IB, las vías adecuadas que el individuo dispone para recuperar la intimidad con la lengua española: el regreso a la etimología, el encuentro con otras lenguas que permitan apreciar el valor original de la propia, el camino de la escucha del lenguaje popular cotidiano y la poesía. “En estos caminos se funda la esperanza, porque lo que se ha conseguido es separar a la gente del contacto profundo con la palabra. Pero este vínculo se puede restablecer porque el hombre, por más que se esfuerce, no lo puede destruir del todo. Hay que hacer focos de resistencia, que también son los de la esperanza”, afirma. 
IB confiesa que la crisis de la lengua también tiene que ver con dejar de lado el placer de la conversación. Recomienda conversar cívicamente con el taxista, con la gente que está en la misma cola del banco, con los otros clientes de la heladería, con los compañeros de trabajo. Ella, que es en sí misma muy conversadora, propone buscar diálogos que se opongan al barullo político y futbolístico. Diagnostica: “la palabra ha descendido por el manoseo, por haberse convertido en un cliché, en un insulto, en una imprecación o en una herramienta al servicio de la superficialidad”.

-¿Cuál es la Argentina con la que Usted sueña?
-Yo sueño con que la gente recupere sus redes naturales, que no son las que propone el poder. Sé que tenemos la vitalidad que hace falta para abordar esta aventura; en las raíces hay mucho jugo que todavía no se ha secado del todo. Hay que rechazar la obnubilación por el poder y tener más confianza en los recursos propios. Esta es una alternativa más humana y mucho más interesante.

IB tiene necesidad de convivencia, de hacer la democracia, sustantivo al que ella agrega un adjetivo: “cultural”. Parece áspera, pero no lo es. Parece agotada, pero no lo está. Ivonne, la dueña de las palabras, se fortalece con cada vocablo que entrega; en ella hay, como en el principio, un verbo entusiasmado que no reniega de su esencia ni de su actividad.

***
Un pensamiento para AP
Alejandra Pizarnik fue una gran amiga mía y una gran maestra. Ella fue más lejos que yo en la exploración de la palabra, a la cual pensó desde muy adentro. Hablaba y escribía de una manera muy especial, auténtica y entremezclada con su vida”.

Una loa para NCh
Noam Chomsky es el judío que ha asumido su papel de líder intelectual y político. Tiene una energía enorme y la prueba es que ahora, con más de 80 años, sigue siendo unos de los referentes de la oposición en EE.UU”.
 
El CV de IB
Ivonne Bordelois es doctora en lingüística, poeta y ensayista. “Genio y figura de Ricardo Güiraldes”, “El país que nos habla”, “Etimología de las pasiones” y “La palabra amenazada”, “Correspondencia Pizarnik” son los títulos de algunas de sus obras.
 


Sin modificar sus modales, Bordelois realiza advertencias que conmueven por duras y reales.


La autora de "La palabra amenazada" pone los puntos sobre las íes en la conceptualización de la democracia cultural.