bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

De Mérida a Roma, un viaje en el tiempo
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Rubén Kotler

¿Quién no ha soñado alguna vez con viajar en el tiempo? Desde las aventuras cinematográficas de Robert Zemeckis con su “Volver al Futuro”, el traslado mental y físico a épocas remotas es un clásico para cualquier soñador. Sin embargo, el Imperio Romano es uno de los episodios históricos que más ha alimentado la pasión de estos viajeros románticos. En España, la aventura guerrera de los emperadores está a la vuelta de la esquina: sin demasiado esfuerzo, es posible revivir aquellas feroces batallas de los gladiadores dentro de las arenas del gran teatro. Un puente romano decora la entrada al casco antiguo de cada ciudad española. Y no hace falta visitar Roma. Mérida es una de las más bonitas ciudades de la península; esta urbe ofrece al visitante esa oportunidad de viajar en el tiempo y remontarse a los años en que el Imperio Romano regía cultural, jurídica y políticamente al mundo.
Mérida está ubicada en la provincia de Badajoz; es la capital política de la comunidad autónoma de Extremadura, región situada al suroeste de la península ibérica. Detrás de Badajoz y Cáceres, es el tercer núcleo de población de Extremadura. Con algo más de 55.000 habitantes, Mérida se impone a los ojos del visitante, que se rinde frente a la incandescencia de los restos de la cultura romana y de las demás civilizaciones que la poblaron durante las centurias siguientes a la caída del imperio.

Todo es monumento
El viaje en el tiempo comienza a través de un puente que parece exponer la arquitectura del siglo XXI. Esta obra transmite rápidamente un contraste único entre lo antiguo y lo moderno de una civilización que desnuda su pasado en los márgenes del río Guadiana. Un poco más allá, el viajero se sorprende con la magnífica Alcazaba o fuerte árabe, mojón del paso del Islam por España. Una vez dentro del casco antiguo, los restos de un complejo habitacional hacen de aperitivo para los ojos que buscan en dirección de los renombrados teatros y anfiteatro romanos. Y, sin quererlo, uno revive el romance de Cleopatra con Marco Antonio. Las rejas cubiertas por una enredadera avisan al visitante sobre un descubrimiento inmediato. Un giro por aquí, otro por allá y pronto aparece el predio que guarda los restos, casi intactos, del Imperio Romano. Adentro, el gran anfiteatro, y unos pasos más allá, el teatro que, para deleite de los españoles, sigue siendo el escenario ideal de grandes espectáculos culturales. La imaginación estalla frente a la idea de la tragedia griega o de los grandes clásicos del teatro español interpretados entre las magnificas columnas del teatro.
Mérida, sin embargo, no se reduce a esos increíbles monumentos. La ciudad también conserva un templo dedicado al culto de Diana, un acueducto, un circo romano y, debajo de la Basílica de Santa Eulalia, los restos de la antigua urbanización romana.
Arte, arquitectura, historia. Tres bellas palabras para llamar a Mérida, el enclave español que irradia civilización y cultura. Un centro de atracción que hace inevitable el viaje al pasado.

Plus
El Museo Nacional de Arte Romano de Mérida expone esculturas de dioses y emperadores, magníficos murales y toda clase de objetos rescatados de la zozobra de una cultura que nunca ha muerto.
www.museoromano.com