bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

¿Querés cumbia..?
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Emmanuel

La cumbia no es una formación cultural nueva en la Argentina. Lo novedoso en ella es la explosión mediática que hace poco más de cinco años estalló en el país con el primer disco de Yerba Brava, un grupo de cumbia villera liderado por el famoso Pablo Lescano, hoy en Damas Gratis. Algunas investigaciones al respecto indican que el grupo Amar Azul es el precedente de este subgénero de la cumbia.
Este artículo pretende plantear una hipótesis sobre el origen de la cumbia como género musical latinoamericano, intención que se explica por el atractivo que tiene y el interés que genera la problemática estética y sociocultural de la cumbia villera.
Encuentro que hay muy poco dicho sobre los orígenes musicales de la cumbia en Latinoamérica y, en particular, en la Argentina. Los textos sobre el tema son muy acotados y directamente eluden este problema sociológico o, si existen, no son accesibles a la curiosidad común. Si bien dar una respuesta cabal y completa está en otras manos, el tema no puede pasar sin más.

Música de los excluídos
La cumbia americana, me atrevo a arriesgar, tiene orígenes comunes en los ritmos musicales traídos por los esclavos africanos durante los siglos de la colonia. Si bien arbitraria, esta hipótesis tiene algún sustento: por ejemplo, el fenómeno es común a toda América, más allá que se haya concentrado su presencia y desarrollo en los países tropicales, en especial en Colombia (con sus gaiteros). Esto podría explicarse por el gran caudal de tráfico de esclavos en estas zonas con el impulso del imperio portugués. Además, hay que considerar la constante musical de la percusión (timbales, tambores, etcétera), rasgo característico de la música negra en contraste con el predominio de los instrumentos de viento y de cuerdas de la música europea. Hay otros factores, pero no son tan convincentes como los anteriores; estos, a su vez, son bastante generales.
En la actualidad, el fenómeno está muy diversificado. La cumbia es considerada parte del folklore de muchos países –la presencia de este género parece remontarse a varios siglos-. En Argentina, esta valoración provocaría públicas observaciones de “la gente bien”, puesto que, en el plano nacional, la cumbia queda asociada comúnmente con valores libertinos y poco recomendables (sobre todo desde la aparición de la cumbia villera). Si nos preguntamos cómo se la consideraba antes, encontraríamos un silencio por respuesta, ya que simplemente tenía vedada la participación en la cultura y en el arte. Era sólo la música con la que los sectores sociales más excluidos se divertían mientras se emborrachaban.
Sin embargo, la cumbia en Argentina se toca desde la década de 1950; los primeros fueron los quintetos santiagueños que hacían guarachas colombianas (es un verdadero misterio cómo llegó este género desde Colombia hasta Santiago del Estero). A estos precursores les siguieron los cuartetos cordobeses, prácticamente contemporáneos, que tocaban ballenatos colombianos. El chamamé, reconocido como parte del folklore, parece ser la primera forma de cumbia hecha en el territorio. No es casual que provenga del litoral argentino, geográficamente próximo de países como Brasil y Uruguay, donde la población negra fue y es muy numerosa, y social y culturalmente determinante.