bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

Un día común
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Caro
Sólo esta solo y se deja llevar.
Hoy se despertó respirando el aire fresco de la mañana, otra vez dentro de cuatro paredes asfixiantes, esas que, día tras día, lo dejan más inválido e inhabilitado. Porque así es su vida, así es la monotonía.
Pone los pies sobre la tierra –se asegura que aún está vivo-, siente el frío del piso contra su propio frío. Abre la ventana. Abre la ventana y entra esa luz cegadora, esa que comienza a arder. No da más.
Observa el vuelo zigzagueante de una mariposa que livianamente comienza a acercársele. Ella está llena de color, vida, sin pensamiento; libre, muy libre. “Pero en fin –dice-, su existencia acabará en un día. ¡Claro! Por eso es tan feliz, tan brillante, porque todo en ella se reduce a unas horas”. Esto es lo que él piensa, inmóvil frente a su ventana.
Todos los demás días eran un simple sobrevivir: al mundo, a las horas, a la gente, al dolor, al aire…en síntesis, a él mismo y a su entorno.
Si sólo hubiese un día, ese día, ahora no estaría lamentándose tratando de lamer sus heridas, dando lástima. Hoy no sería ese ser inanimado, sin alma; no sería una simple nada.
Pero da vueltas y vueltas, mira las esquinas, su mesa, su silla, su pieza… ¡que asfixia! ¡qué encierro!
Abre un cajón. Saca un arma. Se va a matar. Se mata. Se acabó:
Ya no hay más soledad ni pesadez.
Ya no da más vueltas; el torbellino pasó.
La aguja del reloj marca las ocho. Se levanta, se arregla y una vez más se va a trabajar.
-¡Qué estupidez... pensar en todo esto! –dice- y cierra la puerta.