bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

Consejos de Baco para principiantes
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Amalita

¿Qué es lo básico que hay que saber para degustar una copa de vino?

Primero, el continente. La copa debe ser transparente y lisa. Perfectamente limpia y seca. Mejor si es de cristal, con pie o vástago de 8 a 10 cm de longitud (no excluyente), cuerpo medio no mayor de 10 cm y parte superior entre 5 y 7 cm.
Luego, la temperatura. Para vinos tintos, debe oscilar entre 18 y 25 grados centígrados (lo que comúnmente se llama "temperatura ambiente"). Para vinos blancos, no debe superar los 10 grados centígrados.
Entonces… la vista. El vino se vierte en la copa cubriendo una tercera parte de su capacidad. Con un contrafrente blanco y buena luz, puede observarse el color - rubí oscuro o imperceptible amarillo - ; el brillo, dado por la contextura nítida y pura de la sustancia y por último, la glicerina: una delgada capa aceitosa que se desprende de la copa al hacerla girar en sentido circular. Este aceite hace al cuerpo del vino, se produce en la época de fermentación del jugo de uva.
Para continuar: el aroma. La nariz debe arrimarse hasta el borde de la copa, casi tocando el filo de la misma, en íntimo encuentro de órganos y sentidos. Los ojos cerrados. Y la aspiración… profunda. ¿El objetivo? Desentrañar la fragancia del alcohol en conjunción con el perfume de la vid. Un vino fino sublimará también el olor de la madera donde estuvo conservado durante años.
Por fin, la degustación. Debe ingerirse una pequeña cantidad y, sin tragarlo, se impone percibir su sabor, la gradación de alcohol, los azúcares, la acidez y astringencia.
¡Salud!


Obra de Pedro Pablo Rubens
Representa uno de los muchos
festines que Baco, dios del vino,
celebraba.