bcd / Bocados Entretenidos   
flc / Falacias Para Pensar   
snr / Sonrisas On Line   
oyf / El Ocio y la Filosofía   
vyp / La Vista y el Placer   
abv / Arte y Buen Vivir   
fyp / Fugas y Preludios   
tlp / Tinta & Liquid Paper   
nstr / Nuestros Lectores   
7ma / Séptima Ilusión   

Achi (2)   
Al Fredo (4)   
Alard (1)   
Alba Barbeito (1)   
Amalita (22)   
Andrés (3)   
Aveju (23)   
Bertini (1)   
Bews (66)   
Bocos (3)   
Caro (1)   
Celina Abrehu (1)   
Chala (1)   
Conti (9)   
Dany (3)   
De Piero (10)   
Diego (1)   
Diego Colombres (1)   
Dr. Sugrañes (1)   
Edmundo Hume (13)   
Elito (1)   
Emmanuel (3)   
Enepe (2)   
Esteban77 (1)   
Fran (20)   
Francisco Jáuregui (1)   
Gaby (12)   
Gatta (7)   
George (2)   
Gloria (1)   
Hernán (1)   
José Barbeito (12)   
Juampi (2)   
Juan (1)   
Juanjo Sirena (3)   
Juje - Caro ZP (8)   
Julito (2)   
Justine (1)   
Laly (4)   
Laura Giraudo (1)   
Laurita (1)   
Lucía Franchini (5)   
Luma (1)   
Martín (1)   
Mecha (26)   
Meli (4)   
Mickey BE (1)   
Miguel (1)   
Mocha (8)   
Motoneta (15)   
Negrah (8)   
Nico (1)   
Nicolás Balinotti (4)   
Nicolás Zavadivker (1)   
Nieves (3)   
Pablo Donzelli (6)   
Prometeo (1)   
Rogelio Ramos Signes (1)   
Rubén Kotler (7)   
Sergio (1)   
Soledad Vanni (1)   
Tito (16)   
Turca (1)   
Unpocodesol (3)   
Valeria Álvarez Ternavasio (1)   
Varona (1)   
Vero (2)   
Víctor (3)   
Vidal (1)   

La triste y esperanzadora historia de un personaje local
////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////
Por: Bews
La historia se termina...

Capítulo III (final): ¿Veremos la justicia?

Recapitulando: Charly García y Miguel Angel Lazarte (Manotas) supieron ser amigos. De esa época quedan algunas fotos y un par de anécdotas. Supieron distanciarse, luego de que el músico faltara a la cita con el productor.
Una muchedumbre quedó con su entrada en la mano y la prensa se hizo cargo de conjeturar sobre lo acaecido. A prima facie estafa pero… ¿de quién? O talvez no una, sino dos. Dos estafas encadenadas entre sí: Charly a Manotas, Manotas al público, como consecuencia normal de la primera. Y en el medio, una ida y vuelta de dimes y diretes.
Manotas devolvió el importe de algunas entradas, pero por desgracia, vendió muchas. La gran parte de los compradores continúa insatisfecha y sobre él sigue pesando la cruz de su desgracia. Según su versión, usó el dinero recaudado en concepto de anticipadas (allá por 1999) para cancelar el contrato con Charly y pagar los demás gastos del recital. Si Manotas tiene razón, el daño padecido es infinito: material y moral, sobre todo esto último. Su nombre y credibilidad quedaron por el piso.
La historia sigue en los juzgados y seguramente, cumplirá varios aniversarios antes de resolverse. No es escepticismo, es realidad. Mientras, se perderán expedientes, se vencerán los plazos, se dificultarán los embargos y quién sabe qué más. Hasta que, como una dama antigua y esbelta, la justicia se presente y confirme o rechace la verdad de los hechos de esta historia.
Manotas cree que podrá reinvidicarse del trago amargo, pagar sus deudas y sentirse en paz.

Rudolf von Ihering se preguntó en 1858: “¿de qué sirve realizar el derecho en forma eficaz e inapelable, si la lentitud y aparatosidad implican que el que apela al derecho sólo llegue a encontrarlo cuando esté en la tumba?”.


Manotas, en París, con el Hotel de Ville al fondo.